26 de Febrero 2018

ONG LGTBita consideró que un profesor estaba "transdiscriminando" a una niña que se cree varón por no haberla llamado por su nuevo género.

Redacción La Resistencia

 

La ONG LGTBita Mermaids, que apoya a niños que creen que nacieron con el cuerpo incorrecto, señaló que el profesor cometió un “crimen de odio” porque no se refirió a la “niña” con su género nuevo.

La niña, quien “cambió su identidad de género” a niño, exigió que tanto el equipo de profesores como sus demás compañeros de su colegio aceptaran su nueva identidad.

Bajo el Acta de Igualdad, los colegios tienen el deber de acomodar a los alumnos transgénero y asegurarse de que no les hagan bullying.

Según Mermaids, el profesor constantemente usó los pronombres femeninos en vez de masculinos. La ONG declaró que eso hizo que el “niño” se volviera depresivo.

Voluntarios de Mermaids intervinieron a favor de la niña cuando el profesor se rehusó a aceptar su punta de vista, la ONG llamó a la policía. Susie Green, quien lidera la organización, declaró que la mano dura era necesaria para proteger la salud mental del “niño”.

Dijo: “Tuvimos que meter a la policía porque “un joven” estudiante estaba siendo ‘transdiscriminado’ por su tutor” El tutor rechazó la cuestión hasta que se le informó que esa "falta" contaba como crimen de odio.

“La cuestión ya ha sido resuelta por la policía, pero mientras tanto, el estudiante estuvo de baja del colegio con ansiedad y depresión por dos semanas. Este daño a su salud mental era innecesario y completamente evitable. Es por eso que la ley exista y por eso se debe cumplir”

La caridad no dijo cuántos años tenía la niña, o si la policía tomó pasos extra en contra del profesor o el colegio.

Green dijo que los colegios tienen la labor legal de respetar los deseos de los niños que quieren identificarse con géneros diversos en vez del con que nacieron.

 

DE TU INTERÉS