MUNDO:

#SalvarVidasNoEsDelito: jóvenes argentinos se movilizan en apoyo a médico enjuiciado por negarse a realizar un aborto

El ginecólogo Leandro Rodríguez Lastra es acusado de "violencia obstétrica y machista".

Leandro Rodríguez Lastra. Créditos: Actuall.


Redacción La Resistencia
2019-05-17 09:39:45


 
 
Con el lema “Salvar vidas no es delito”, grupos juveniles pro vida se movilizaron ayer al anochecer ante la casa de Río Negro, en la esquina de Riobamba y Tucumán, de esta capital, en apoyo al doctor Leandro Rodríguez Lastra por el juicio que está afrontando en esa provincia por negarse a practicar un aborto. Los manifestantes reclamaron por los médicos que salvan las dos vidas y que se los proteja de los reclamos ideológicos que buscan condenarlos”. 

Una gran bandera argentina con el cartel “Médicos por la vida” cubría la esquina del edificio, donde el local de Río Negro estaba con las persianas bajas. Entre otros, se encontraba, con su bata blanca de médico, el doctor Fernando Secin, aunque la mayoría de los presentes eran estudiantes universitarios o secundarios. 

Había muchos globos celestes y varios carteles hechos a mano. Uno decía: “¿Cómo le explicamos a un niño de dos años que su vida para algunos es un delito?”. Y otro ponía: “En el país del revés, este absurdo: obligar a los médicos a matar y condenarlos por salvar”. 

Desde una camioneta hablaron brevemente varios jóvenes, con un altavoz. Una estudiante de la Universidad de Buenos Aires dijo: “No todos los estudiantes de la educación pública en la UBA pensamos lo que los centros de estudiantes quieren hacer creer en la Facultad”, en relación al aborto. 

“Salvar las dos vidas no es un eslogan. Lo que hizo Rodríguez Lastra fue eso”, expresó un muchacho. Señaló que ese médico perseguido es ateo, no religioso, y hace cuatro meses fue papá. 

Una chica llevaba una pancarta hecha a mano con la leyenda: “No hay mayor valentía que defender la vida de los más indefensos”. Otro cartelón decía: “Secundarios por la vida”. 

Ante el locutor Darío Lopreite, de la señal TN, Ana Belén Mármora, joven abogada y periodista, estimó absurdo que se juzgue al médico que estabilizó a la madre -que está en buen estado de salud, como lo está la criatura- y al mismo tiempo no se persigue a las “socorristas” que al suministrar píldoras abortivas hicieron el grave cuadro por el cual esa mujer acudió a la guardia del hospital. Y el violador está suelto, agregó. 

Entre otros, habló un integrante de la FM90, de Villa Devoto, quien animó a no bajar los brazos en defensa del médico rionegrino y afirmó que el único lenguaje que entiende la clase política es la participación ciudadana en la calle. Cabe hacer notar que la entusiasta manifestación juvenil no entorpeció el tránsito, en tanto que apenas a una cuadra de allí, en la calle Viamonte, frente al consulado del Paraguay, otra manifestación, de similar o menor envergadura, implicó el corte del tránsito y el desvío de los ómnibus que van por esa calle, con el consiguiente embotellamiento. 

Entre otras personas frente a la casa de Río Negro se encontraban Karina Etchepare, joven abogada y madre, que nació producto de una violación y da gracias por su vida, así como el locutor Víctor Balseiro, quien no conoció a su madre, que no quiso abortarlo a sus 16 años y lo dio en adopción, y que firma “Orgullosamente adoptado”. También estaba el joven abogado Carlos Agustín Barberán, a quien unas manifestantes abortistas pintaron su campera cuando se debatía el aborto en el Congreso. 
 
Hablando ante una cámara, el doctor Secin señaló a los grupos llamados socorristas que fomentan el aborto clandestino distribuyendo ilegalmente drogas y haciendo un ejercicio ilegal de la medicina. Desde el micrófono otro joven dijo que los ministerios de Salud no tienen la potestad de dictar leyes y recordó que en nuestro país no hay pena de muerte y el aborto es ilegal, lo que confirmó el Congreso el año pasado. 

A su vez, más temprano en la misma tarde, cuando todavía estaba abierta la casa de Río Negro, José María Giudice, Alejandra Muchart y otros miembros de Abogados por la Vida entregaron allí más de 50.000 firmas solicitando la absolución del doctor Rodríguez Lastra, “injustamente llevado a juicio por cumplir con su deber como médico y con las normas argentinas como ciudadano ejemplar”.
   RECOMENDADO PARA TÍ