MUNDO:

Sara Winter, ex Femen: "Feministas y abortistas son entrenadas para imponerse sobre el orden social"

Winter se apartó del feminismo en 2015, después del nacimiento de su hijo, para abrazar la causa provida.

Sara Winter. Fotografía: Actuall.


Redacción La Resistencia
2019-10-10 11:12:35


La brasileña Sara Winter, fundadora de Femen en su país, habló con el portal Actuall, contando como recibió entrenamiento en Ucrania y financiación internacional. Winter afirma que el vandalismo en las marchas “verdes” (en referencia al pañuelo verde que usan las abortistas) no es espontáneo sino perfectamente planeado.

Winter se apartó del feminismo en 2015, después del nacimiento de su hijo, para abrazar la causa provida. Hoy trabaja en el gobierno de Jair Bolsonaro elaborando políticas publicas para mujeres embarazadas en situación de vulnerabilidad.

Para la exfeminista, la violencia es intrínseca a los movimientos abortista y feminista, pues ambos tienen una "matriz común de izquierda". Winter afirma que ambas corrientes tienen su origen en el marxismo y, que cualquiera que los estudie con objetividad, podrá percibir que es una "ideología violenta".

"Para esa teoría política y económica la sociedad esta siempre dividida en clases en permanente conflicto. Oprimidos y opresores. Y para quebrar esa relación es necesaria la violencia, el enfrentamiento, la aniquilación de la otra “clase”. El oprimido debe levantarse contra el opresor a través de actos revolucionarios.Todo movimiento que deriva de esta matriz de izquierdas reproduce ese modelo. En el caso del feminismo, las mujeres son las oprimidas, los hombres son opresores. Estructuralmente, si se lee con atención a las teóricas del feminismo, se debe acabar con el hombre – se le feminiza – o más aún, con la identidad sexual", dijo.

 

Sobre el "feminismo radical"

 

Para Sara Winter, hay una equivocación cuando la gente dice que solo son las feministas “radicales” las que ejercen violencia en sus marchas.

Considera que el vandalismo es "una marca registrada de las feministas", pero que no son solo "radicales" las que salen desnudas a pintar con aerosol y quemar propiedad pública y privada, como se pudo ver recientemente en México, sino también las que hacen "lobby" para financiar el aborto.

"Ellas no son más radicales que una mujer que viste un traje bonito, fino y que tiene vinculación directa con clínicas de abortos, o que destina recursos internacionales para hacer lobby en países que considera subdesarrollados", asegura.

 

Marchas feministas: un plan bien elaborado

 

"En el feminismo y en sus marchas, manifestaciones y protestas nada es espontáneo. Repito, dificilmente hay algo que no fue planeado. Están muy bien organizadas, articuladas, previamente deciden los gritos de guerra y los ensayan, determinan las frases que escribirán en grafiti, establecen si se usará violencia y de que tipo, si habrá daños al patrimonio público y privado, todo es organizado y decidido de forma anticipada", dice Winter cuando se le pregunta por como acontecen los hechos en una marcha feminista.

Winter, quien pasó cinco años como activista feminista, afirma que toda la maquinaria ideológica y de movilización  social que coordinan estos movimientos, se hacen "para descaracterizar a la mujer, para deconstruir y subvertir todo aquello que le hace mujer" a una mujer.

"Vi la cooptación de mujeres provenientes de familias desestructuradas, mujeres dependientes emocionalmente, a veces dependientes químicas, que pasaron por adoctrinamiento ideológico para reproducir una narrativa prefabricada. Llegan a creer que solamente a través de la violencia se puede doblegar al “patriarcado”, a quien tiene el poder, y tomar y dominar totalmente los espacios de ejercicio de poder. Solo así habrá democracia", finalizó.

   RECOMENDADO PARA TÍ