OPINIóN:

Con Dios y con el diablo

Francisco Ugarteche, periodista pro vida y familia, sobre el gobierno de Vizcarra y la insistente promoción de la ideología de género.


Redacción La Resistencia
2018-05-15 09:30:34


Por: Francisco Ugarteche

 

El gobierno del presidente Martín Vizcarra no asumió el mando del país “para ser populares”, sino para contribuir a su mejora y desarrollo, dijo el presidente del consejo de ministros César Villanueva.

“Nosotros tenemos el respeto y el aprecio por todos y vamos a conversar con todos. Tendrán algo que aportar al país, porque si no, no estuviesen en política”, agregó.

Y eso está muy bien. Conversar con todos, tener aprecio y respeto por todos, pero lo que no puede pretender, de ninguna manera, es satisfacer a todos al mismo tiempo.

La democracia es respetar preferentemente aquello que señala y busca la mayoría. No por satisfacer a todos se puede afectar los derechos del pueblo, de la mayoría.

En política no se puede estar con Dios y con el diablo a la vez y lamentablemente, lo intentaron predecesores de Villanueva en el cargo y fracasaron.

Estar con Dios y con el diablo es hacer un doble juego, que no evidencia una postura clara, que apuesta en varios lados para asegurarse una victoria. Es como pretender ser hincha de Alianza Lima y Universitario de Deportes a la vez.

No es posible rechazar la ideología de género en el currículo escolar infantil y a la vez incluir esta ideología en las aulas de la educación primaria.

No es posible reconocer aquello que señala la ciencia, que los seres humanos nacemos y morimos con el mismo sexo, que es imposible de cambiar y a la vez decirles a los niños que si gustan pueden convertirse en unas princesitas y a las niñas que pueden desempeñar el mismo rol que los niños.

Los niños tienen pene y las niñas tienen vulva. Todo lo demás, eso de contarles que el sexo se construye, que las personas podemos ser lo que queramos, sin importar cuál es el sexo con el que nacemos, forma parte de la ideología de género, de la agenda del lobby gay, del afán por imponer un nuevo orden mundial.

La colonización ideológica ha avanzado en algunos países vecinos, pero igualmente es rechazada con energía en esos mismos países aunque en el camino algunos terminan en la cárcel.

La ideología de género es totalitaria, no respeta otras opiniones, y puedes ir preso si expresas discrepancias con aquella ideología, que no es más que una manera de pensar, una opinión que se contradice lo que tan claramente demuestra la ciencia.

No puedes estar contra la ideología de género y al mismo tiempo permitir que se siga imponiendo en contra de la voluntad popular, expresada en las multitudinarias manifestaciones públicas también contra el aborto y contra la eutanasia y contra el "matrimonio" entre homosexuales.

Los fallidos ministros de educación que fracasaron en el intento de imponer la ideología de género te lo pueden explicar de mejor manera César Villanueva. No choques con tu pueblo.

No, César Villanueva, no puedes estar con Dios y con el diablo al mismo tiempo.

   RECOMENDADO PARA TÍ