OPINIóN:

Escuche, presidente Vizcarra: ¡Con mis hijos no te metas!

Se reanuda la protesta callejera contra la imposición de la ideología de género en el currículo escolar.

Fotografía: La Resistencia.


Redacción La Resistencia
2019-04-26 09:48:12


Por Francisco Ugarteche

Periodista

 

El presidente Martín Vizcarra no puede hablar por un lado de la necesidad de promover la concordia y unidad de los peruanos, mientras con su mano izquierda insiste en imponer la ideología de género, de la cual sabe muy poco, apenas sabe que pueden quedar desfinanciados algunos programas qué, con el cuento de ayudar a los más pobres, sostiene una burocracia dorada internacional acostumbrada a la pedofilia, el aborto y otras aberraciones.

Vizcarra habla y opina como bueno de algo que de pronto admite estar sorprendido, cuando de forma unánime le gritan al oído que no es bueno empujar a los niños a la pornografía, onanismo, promiscuidad y aborto.

El presidente, lamentablemente, cree en todo lo que le dicen esos burócratas corruptos que lo rodean y han hecho de la justicia amañada la solución a todos sus problemas, comenzando por la aparente liberación de sus responsabilidades penales en casos de corrupción.

Esa misma justicia que interpreta la declaración universal de los derechos humanos a su manera y viola la disposición que garantiza a los padres de familia el derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos.

Vizcarra está como Evo Morales, que gracias a una corte sometida a sus caprichos burla el referéndum que le dijo no a la reelección. O como Nicolás Maduro que encarcela a sus opositores por sugerencia de sus asesores cubanos, o Daniel Ortega que se ha convertido en todo lo contrario por lo que luchó la revolución sandinista.

Hoy como ayer los puentes de diversas avenidas de la ciudad de Lima amanecieron con carteles de los colectivos profamilia anunciando que se reanuda la protesta callejera contra la imposición de la ideología de género en el currículo escolar.

Mientras tanto dos comisiones, una del congreso de la república y otra del propio ministerio de educación, revisan las atrocidades publicadas en los libros impresos con millones de soles de todos los peruanos.

La idea es corregir los errores de forma y de fondo no solamente en lo referido a la ideología de género, sino en materias tan elementales como matemáticas, lenguaje e historia.

La redacción y publicación de esos libros fue confiada, por lo visto, a gente improvisada, sin la capacidad intelectual y académica que demanda una tarea tan delicada que tiene que ver con la educación de los niños.

Ojalá que el presidente Vizcarra no se siga haciendo el sordo con el reclamo de los padres y el rechazo multitudinario a la ideología de género, una política abusiva que está llevándonos a una confrontación entre peruanos y afianzando la polarización del país.

   RECOMENDADO PARA TÍ