OPINIóN:

Ganó la vida, y lo único abortado fue el proyecto de ley de las feministas

Francisco Ugarteche, periodista pro vida y familia, sobre la derrota de los abortistas en Argentina y la victoria parcial de los provida y que profamilia que aun se enfrentan a los peligros de la ideología de género.

Fotografía: La Resistencia


Redacción La Resistencia
2018-08-10 09:52:00


Con el lema “Matar no es un derecho” se impuso la cordura en Argentina y finalmente, después de meses de enfrentamientos a todo nivel, el Senado de ese país rechazó la legalización del aborto.

Argentina está dividida por un tema que forma parte de la ideología de género, por una de las banderas del feminismo mundial que demuestra hasta el extremo al que puede llegar la insania ideológica.

No podía ser que ganara la insensibilidad de burócratas de las Naciones Unidas, empeñados en un programa mundial de control natal, que impulsa el asesinato de criaturas indefensas en vientre de sus madres.

Durante meses los promotores del asesinato infantil, los propagandistas del aborto, recurrieron a la mentira como decir que una de las principales causas de muerte de mujeres en Argentina, se debía a malas prácticas en operaciones clandestinas de aborto.

Sin embargo, se impuso la verdad y las cifras oficiales de muerte de mujeres en Argentina, demostraron que eso era completamente falso, como fue falso cuando hubo similares campañas mentirosas en Estados Unidos y otros países en los que se impulsó la legalización del aborto.

La mentira les ha salida cara a los abortistas en  Argentina. El pueblo se dio cuenta que era víctima de un engaño en esta guerra silenciosa por imponer la ideología de género. Si algo ‘bueno’ han hecho las feministas y LGTB ha sido unir a las personas en asociaciones solidarias en defensa de la familia, el sentido común y el respeto a la vida de nuestros semejantes.

La ex presidenta Cristina Fernández de Kritchner fue una de las grandes perdedoras en esta batalla. Ella está a favor del aborto y claro, del robo, el saqueo de las arcas fiscales y la inmoralidad.

Al otro lado estaban los pastores evangélicos y sacerdotes católicos, con el Papa Francisco a la cabeza, que aunque se mantuvo siempre en silencio, con su sola sonrisa ha sido capaz de ayudar a vencer a esos espíritus malignos empeñados en imponer una ideología que desde esta tribuna rechazamos y combatimos todos los días.

Bien por Argentina y los argentinos que han sabido ganar esta batalla que es la primera de muchas otras en las que confiamos terminen por erradicar la ideología de género en ese país. Desde aquí nuestra felicitación y un abrazo solidario a quienes supieron defender la causa de la vida y la verdad.

 

 

   RECOMENDADO PARA TÍ