OPINIóN:

"Justicia Odebrecht": impunidad y corrupción en el Perú

Francisco Ugarteche, periodista pro vida y familia, sobre Odebrecht y el financiamiento de la corrupción política y moral en el Perú.

Fotografía / La Resistencia.


Redacción La Resistencia
2018-07-05 08:48:21


El colmo de los colmos, Odebrecht se niega a seguir colaborando con la justicia peruana. La decisión fue adoptada en Brasil y cuenta con la anuencia de la justicia carioca.

Odebrecht está libre al igual que sus principales cómplices aquí en el Perú. Los jueces, fiscales, presidentes, ministros, congresistas y periodistas que recibieron dinero de Odebrecht, pueden dormir tranquilos debido a que nunca, nunca se va a conocer esa información que hoy la justicia brasileña nos está negando.

Está clarísimo que la fiscalía peruana desde un comienzo se negó a revelar el tipo de acuerdo al que arribó con los corruptos brasileños.

Hoy los abogados de los corruptos alegan que la Fiscalía peruana no está cumpliendo el acuerdo de colaboración, razón por la que este acuerdo no camina y los fiscales peruanos esperan sentados que van a recibir alguna información.

Y ¿cómo se rompió este acuerdo de colaboración? Es lo que todos nos preguntamos y en opinión del ex congresista  Juan Pari que presidió la primera comisión que investigó a Odebrecht, los fiscales peruanos cayeron en la trampa brasileña. En el fondo, lo que esa empresa siempre buscó es que no se le incrimine ni investigue y quedar totalmente limpios para después reclamar ante el CIADI para que sus contratos se cumplan hasta el último centavo.

Es decir, no solamente no van presos sino que el Perú debe seguir pagándoles hasta dentro de 30 o 40 años, según lo estipulado en distintos contratos con el gobierno peruano, con la municipalidad de Susana Villarán, el ministro y presidente Kuczynski y los presidentes Toledo y Ollanta Humala. Todos libres y felices de la vida.

Se levantaron al país en peso, a unos cuantos corruptos se les permitió hacerlo a su regalado gusto y todos viven felices, comenzando por los jueces y fiscales, los contralores y todos los responsables de la fiscalización de los dineros públicos.

Es la justicia que existe en nuestro país. La justicia Odebrecht, mientras los terroristas hacen de las suyas en el Vraem y en el Putumayo, mientras siguen paralizadas cientos de obras, entre ellas varias que tienen que ver con la reconstrucción sin cambios, del Fenómeno del Niño, mientras los caviares festinan el ministerio de educación e imponen la ideología de género en el currículo escolar.

   RECOMENDADO PARA TÍ