OPINIóN:

La guerra contra la ideología de género continúa en el Ministerio de Educación

Francisco Ugarteche, periodista pro vida y familia, sobre el peligro de la dictadura totalitaria de la ideología de género y la imposición de la misma a través del Ministerio de Educación.

Fotografía / La Resistencia.


Redacción La Resistencia
2018-07-03 08:32:50


Una de las ideologías de las que más se tiene huella es el nazismo, basado en políticas de segregación racial, especialmente contra los judíos y políticas económicas encaminadas al equipamiento y fabricación de armas de guerra para expandirse por todo el mundo.

Otra es el fascismo, que antepone los intereses nacionales a los individuales, con una fuerte carga machista que relega a las mujeres a roles domésticos.

La ideología marxista, también conocida como comunista o socialista, sobrevive en grupos de fanáticos desconectados con la historia, algunos con posturas radicales y acciones extremistas y violentas y otros moderados, de ademanes intelectuales. Coinciden en eliminar la plusvalía, la ganancia del empresario privado en la economía y postula que el único empresario y dueño de los medios de producción es el Estado o los trabajadores en conjunto.

Las ideologías siempre buscan imponerse por la fuerza y con violencia. Son totalitarias, no admiten opiniones discrepantes y eliminan a los opositores, aunque signifique asesinar a miles o millones de personas.

La ideología de género considera que no importa si uno nace con sexo masculino o femenino. Lo que interesa, afirman, es como uno se siente. Si se siente hombre, siendo mujer, entonces es un hombre. Y si se siente mujer, siendo hombre, entonces es mujer.

La sexualidad la determinan los acontecimientos culturales, sociales y el entorno en el que nos desenvolvemos, juran. Ser hombre o mujer, entonces, lo determina la cultura y no el sexo.

Se resisten a aceptar se trate de una ideología, debido a la connotación que arrastra la definición, pero son innumerables los estudios, libros, tratados y programas sobre esta ideología, que validan su existencia. Hay maestrías sobre género.

Los que defienden la ideología de género y su imposición en la educación y la cultura fingen no entender que quien nace hombre, por más hormonas y operaciones a las que se someta, morirá siendo hombre. Y lo mismo ocurre con las mujeres. Es una realidad que no admiten, con la misma terquedad que nazis, fascistas y comunistas rechazan las opiniones contrarias.

No los contradigas, te pueden eliminar. Eso comenzó a pasar en el ministerio de Educación. Quienes expresaban discrepancias con el currículo escolar ideologizado eran segregados. No sé cómo van ahora con el ministro discípulo de Saavedra y Martans pero todo apunta a que la guerra continúa.

   RECOMENDADO PARA TÍ