OPINIóN:

La izquierda quiere una Constitución que reconozca el aborto

Francisco Ugarteche, periodista pro vida y familia, sobre la intención oculta de la izquierda para cambiar la Constitución y ponerla al servicio de la ideología de género y la despenalización del aborto.

Fotografía: La Resistencia.


Redacción La Resistencia
2018-07-23 08:57:15


Aprovechando el escándalo judicial, algunos sectores quieren impulsar sus propias agendas políticas como disolver el Congreso o cambiar la Constitución. Disolver el Congreso pone en evidencia la vocación golpista de ciertos personajes que buscan controlar el sistema judicial para beneficio de sus agendas pro aborto y pro género.

Desde antes de comenzar este gobierno quieren cambiar la Constitución de la República, regresar a la del 79 o imponer una parecida a la de Venezuela, Cuba o Nicaragua.

La principal diferencia entre la actual constitución y la de 1979 radica en el régimen económico. La del 79 dice que el Estado debe ejercer actividad empresarial para promover la economía del país, mientras que la del 93 asigna este rol únicamente para casos excepcionales, cuando el sector privado no desarrolla esa actividad.

La diferencia entre países comunistas y capitalistas está precisamente en este detalle. En Cuba, debido al desastre de su economía, después de 60 años han comenzado a debatir la posibilidad de volver a reconocer la propiedad privada, es más, han retirado la palabra "comunismo" en su anteproyecto de reforma constitucional.

Aquí la izquierda busca cambiar algunos artículos, como el segundo  que dice que toda persona tiene derecho a la vida, a su identidad, a su integridad moral, psíquica y física y a su libre desarrollo y bienestar. El concebido es sujeto de derecho en todo cuanto le favorece.

Eliminar este artículo es uno de los primeros objetivos de quienes promueven el aborto. Por eso se han visto en la necesidad de sacarle la vuelta a la ley con el cuento del aborto terapéutico, bajo cuyo manto ejecutan una matanza más cruel que la de Herodes.

La Constitución de Herodes es la que quieren los grupos radicales, coludidos con quienes apuestan por el anacrónico concepto que los medios de producción deben estar en manos del Estado. Cambiar la Constitución es caer en el juego de los criminales.

La ciudad de Belén, hace dos mil años era un pequeño pueblo de poco más de mil habitantes y el número de niños asesinados por Herodes es estimado entre un mínimo de siete y un máximo de 30.

En el Perú existen numerosos Herodes, que  todos los días asesinan más criaturas que las que ordenó matar ese cruel rey, pero el negocio del aborto reclama otra Constitución, para evitar la cárcel a donde tendrían que ir si tuviésemos autoridades que hagan respetar la ley. 

   RECOMENDADO PARA TÍ