OPINIóN:

Para celebrar el día de la mujer

"Nada que celebrar cuando los que se dicen defensores de los derechos de las mujeres promueven su envilecimiento y destrucción, diciéndoles que abortar es bueno".


Redacción La Resistencia
2018-03-08 14:10:18


Por: Beatriz Mejía Mori.

Presidenta del Instituto Educa Bien.

 

Nada que celebrar en medio de una sociedad cada vez más permisiva de lo que degrada al hombre y a la mujer, haciéndola a ella cada vez más víctima del imperio del consumo donde la han convertido en objeto de precio.

Nada que celebrar cuando vemos mujeres arrastrando carritos de venta de alimentos a las 4 de la madrugada con sus hijos a cuestas, porque el marido los abandonó y la ley dice que está bien, si le pasa “alimentos”, que ella no puede reclamar con éxito en un sistema de justicia que generalmente opera a la medida de la solvencia económica de ellos, los divorcia rápidamente dejando a la familia en la orfandad.

Nada que celebrar cuando el valor de las mujeres se mide en los medios, operadores del sistema de consumo, por su cuerpo expuesto en contra de su propia dignidad.

Nada que celebrar cuando los que se dicen defensores de los derechos de las mujeres promueven su envilecimiento y destrucción, diciéndoles que abortar es bueno; que tener hijos es un lastre; que casarse es obsoleto y un impedimento al desarrollo de las mujeres; que tomar anticonceptivos y píldoras del día siguiente son el medio eficaz para ejercer plenamente su sexualidad como los hombres; que salir vestidas semidesnudas es su derecho; que formar parejas entre dos mujeres es una alternativa de amor; que los hombres son sus enemigos y las incitan a odiarlos y hasta asesinar a los de su entorno, incluso al propio padre.

Cuando veamos a las mujeres ser tratadas con respeto, sin importar la edad o condición social que tengan; cuando veamos que el Estado protege eficazmente sus derechos verdaderos y promueve su dignificación a través de la educación y el acceso al trabajo digno, las apoya con el cuidado de sus hijos menores mientras trabajan y no permite el abuso contra ellas en cualquiera de sus formas; cuando veamos que los hombres valoran a las mujeres como precioso tesoro para compartir la vida en condiciones de verdadera igualdad, entonces tendremos por qué celebrar.

Enfocar la lucha reivindicativa de la mujer hacia la vigencia plena de sus derechos verdaderos y evidenciar que la promoción de falsos derechos de las mujeres es parte de una perversa agenda de utilización de la mujer para denigrar y dominar a los pueblos del mundo, es el reto que tenemos.

 

   RECOMENDADO PARA TÍ