OPINIóN:

Polonia y Hungría: ejemplos para combatir la ideología de género

Francisco Ugarteche, periodista pro vida y familia, sobre el ejemplo de la política conservadora adoptada por Polonia y Hungría frente a la invasión ideológica del lobby LGTBita y pro aborto.

Fotografía / La Resistencia.


Redacción La Resistencia
2018-06-26 10:20:55


Polonia es otro de los países de Europa Oriental que participa en el campeonato mundial de fútbol y al igual que Rusia, rechaza la ideología de género y enfrenta a los burócratas de la Naciones Unidas, estacionados en Bruselas, con el mismo valor que tuvieron para enfrentar al nazismo totalitario y al comunismo asesino.

El problema con las ideologías totalitarias como la de "género" es que no aceptan que existan opiniones diferentes y quienes no aceptan la ideología de género son vistos como adversarios y hasta enemigos de sus pretensiones totalitarias.

Beata Szydlo es una de las líderes más destacadas de la política en ese país, y mientras fue primera ministra se preocupó por comunicarle al mundo que ella se formó en los valores que defiende en política: familia, atención a las clases más desfavorecidas y respeto a la iglesia como referente para la sociedad.

Es licenciada en etnografía y doctora en filosofía y al rechazar las pretensiones de la Comunicad Europea de inmiscuirse en asuntos internos de su país dijo: “No vamos a hacer política de rodillas. Nuestra asociación con la UE no es un privilegio, sino nuestro derecho”.

Ella es uno de los muchos ejemplos que encontramos en estos días en Polonia y en Hungría, donde existen gobernantes decididos a defender la independencia de sus países e impedir que la ideología de género se imponga de contrabando con acuerdos, tratados y normas que vulneran su independencia.

El divorcio, aborto, "matrimonio" homosexual, eutanasia, legalización del consumo de drogas y el adoctrinamiento de los niños en estos temas con opiniones contrarias a la ciencia son la esencia de esta colonización ideológica.

Polonia es un país de casi 40 millones de habitantes y tal vez el que mejor supo aprovechar el tránsito del comunismo a la economía social de mercado. Registra un crecimiento económico de casi 2% anual.

Polonia fue invadida muchas veces y entre sus ocupantes indeseados resistieron la ocupación de tropas de Adolfo Hitler y también de Stalin, pero nunca renunciaron a sus convicciones religiosas.

Polonia y Hungría, al igual que el Perú, supieron decirle no a la ideología de género. Son dos naciones que han prevalecido bajo la fe cristiana y la resistencia contra la tiranía, firmes con la política de que ningún tratado internacional podrá vulnerar jamás su soberanía, la defensa de su cultura, de la vida y la familia.

   RECOMENDADO PARA TÍ