OPINIóN:

¡Cayó la Fiscalía!, por Francisco Ugarteche

"El cuento de la reorganización del Ministerio Público es para colocar en la fiscalía a los amigotes de Vizcarra y Kuczynski, a los amigotes de Odebrecht".

Diseño: La Resistencia.


Redacción La Resistencia
2019-01-03 11:03:54


Por Francisco Ugarteche

 

Si alguien tenía dudas sobre la intención del gobierno de Martín Vizcarra de avasallar la Fiscalía de la Nación, podrá haberlas despejado luego de ver al presidente caminar desde Palacio de Gobierno al Congreso para, en otro show mediático, exigir le aprueben una ley que le permita reorganizar esa institución autónoma.

Algunos ex ministros de los gobiernos de Alejandro Toledo, Ollanta Humala y Pedro Pablo Kuczynski, salieron inmediatamente a aplaudir a Vizcarra, puesto que con esta medida adivinan impunidad para sus ex jefes y de paso para ellos mismos.

Esos ex ministros, cómplices de la corrupción que campeó en esos gobiernos, salieron a exigir la inmediata salida del fiscal de la nación Pedro Chávarry, quien quedó descolocado luego que retrocedió en su decisión de apartar a los fiscales Vela y Pérez.

Ya nadie se  quiere acordar que al fiscal Pérez le encontraron en la tesis con la que obtuvo el grado académico de maestría, todo un record mundial de plagios. Ese es un delito que está quedando impune y que abona en la confirmación que se trata de un abogado poco ilustrado en temas jurídicos.

Nada me extraña en este festín de corruptos encaramados en el poder, desde que el fiscal Pérez, libró de graves acusaciones de corrupción al ahora presidente Vizcarra. Fue como comprar el número premiado de una gran lotería y ganó.

Vizcarra ha dicho que no está de acuerdo con la posibilidad que la empresa Odebrecht siga contratando con el Estado peruano. Sin embargo permite que empresas cómplices de Odebrecht, lo hagan a vista y paciencia de todo el país. En el caso concreto del aeropuerto de Chinchero hay quienes afirman que la empresa Altesa contratada para la nivelación del terreno, pertenece al Club de la Construcción, según la propia fiscalía.

Lo más probable es que con el acuerdo secreto de los fiscales Vela y Pérez, con sus pares brasileños, los corruptos se atrevan a revelar nombres únicamente de gente del gobierno de Alan García, que si son corruptos estará muy bien que los metan presos pero ¿y Toledo, Humala y Kuczynsky?

Todo este laberinto de la fiscalía es una patraña para sacar a Chávarry que era el único que supuse capaz de acusar a Vizcarra por los múltiples delitos de corrupción en los que está comprometido.

El cuento de la reorganización es para sacar a Chávarry y colocar en la fiscalía a los amigotes de Vizcarra y Kuczynski, a los amigotes de Odebrecht. Constitucionalmente no procede reorganizar instituciones autónomas.

   RECOMENDADO PARA TÍ
LO RECOMENDADO