OPINIóN:

Ideología de género y plan de perversión contra los niños, por Beatriz Mejía

"Los libros no sólo están hechos para predicar la ideología de género y sus aberraciones, sino que contienen la ideología del globalismo, que preconiza el fin de las soberanías de las naciones".

Fotografía: La Resistencia.


Redacción La Resistencia
2019-04-23 18:29:42


El reconocimiento de los contenidos pervertidores de los niños del libro de tercero de secundaria sobre Desarrollo Personal, Ciudadanía y Cívica por parte de la ministra de Educación, Flor Pablo, ha ocasionado el enmudecimiento del presidente Martín Vizcarra y de su premier, responsables principales de la imposición del generismo, que es la ideología de género engañosamente llamada “enfoque de género” o “enfoque de igualdad” en todas las políticas públicas.

Si se tratase de igualdad nadie estuviera perdiendo su tiempo en pelear contra los molinos de viento, pues ninguno en su sano juicio discutiría la igualdad entre el hombre y la mujer y la necesidad de enseñarla a los niños, así como a respetar a todas las personas sea cual sea su condición.

Pero los padres que nos hemos levantado en todo el mundo a oponernos al “enfoque de género” lo hacemos porque estamos bien informados de lo que realmente están haciendo en la educación de los niños bajo esta ideología, usando la falsa justificación de la igualdad.

Y es que no sólo el libro de tercero de secundaria, de uso de los estudiantes, contiene esta perversa ideología, que presenta el sexo anal, oral, grupal, pedofilia y zoofilia como conductas sexuales normales y que responden a los “nuevos gustos” en las relaciones sexuales, a través de un link para buscar en internet, sino que el libro de los maestros lo tiene desarrollado y transcrito tal como lo dice la página web referida.

Eso demuestra que no es un error, sino un plan de perversión de los niños para inducirlos al homosexualismo, relaciones sexuales tempranas por hiper sexualización desde la infancia y para hacerlos consumidores de anticonceptivos, abortivos, y hormonas para cambio de sexo o mantener una autopercepción trans sexual. Todo un plan de destrucción de la niñez para reducir la población mundial de modo macabro con fines de dominación.

El generismo no sólo está en las clases de ESI (Educación Sexual Integral), sino que está en todos los cursos de modo transversal como lo expresa el propio curriculum educativo nacional y como lo han expresado el exministro de Educación Daniel Alfaro y la viceministra de Gestión Pedagógica Susana Helfer, amenazándonos con lograr su implantación hacia el 2020 en todas las materias que se enseñan en primaria y secundaria, más allá de las resoluciones y sentencias judiciales.

Las antologías literarias con historias de relaciones homosexuales, las clases de masturbación con tarea práctica de mirarse al espejo el cuerpo, y todos los libros llenos de ideología de género, que nunca retiraron como se comprometieron, la aplicación del enfoque de género a matemáticas, lengua y todos los demás cursos, con incentivos de dinero para los maestros que desarrollen esta aplicación transversal que usan las ONG de la perversión y de la muerte con consentimiento del Minedu, son la prueba de que están cumpliendo su amenaza de imponer el generismo en la educación, más allá de las resoluciones judiciales, como la medida cautelar de la Corte Superior de Lima que suspendió la aplicación del “enfoque de género”, de la cual el Minedu se burló, mandando hacer los textos escolares 2019 más perversos que los del 2018, llenos de ideología de género, en el mandato de Daniel Alfaro; había que pasar sí o sí a la fase 2 del siniestro plan.
Pero los libros no sólo están hechos para predicar la ideología de género y sus aberraciones, sino que contienen la ideología del globalismo, que preconiza el fin de las soberanías de las naciones, de la independencia de los pueblos y propugna un solo modelo económico sometido a un solo gobierno mundial, por lo cual han desaparecido los cursos de historia y geografía del Perú y universal, y les repiten en los libros a los niños de que son “ciudadanos del mundo”, para que se sometan al gobierno mundial, acepten la desaparición de las fronteras, el despojo de la Patria y admitan el reemplazo poblacional que ya están haciendo con el Pacto Migratorio, que está desplazando a las poblaciones originarias en busca de sobrevivencia, pues el sistema intencionalmente los empuja a emigrar de sus naciones por pobreza y falta de acceso al desarrollo que dice el defraudador sistema promover.

Lo que resulta más consternante es la imposición de la religión anticristiana a través de estos libros del Minedu, con clases de cómo “hablar consigo mismo”, “para hallar paz interior”, o “aprender a relajarse repitiendo mantras budistas”, como lo enseña el libro del primera año de secundaria sobre Desarrollo Personal, Ciudadanía y Cívica, haciendo a los niños mirar unos dibujos de meditación trascendental para conectarlos con el mundo espiritual por el lado oscuro y hacerlos vulnerables para que acepten como correcto el anticristianismo y rechacen los principios y valores de la moral cristiana. (Páginas 40-43, 146-151 del Libro Persona, Familia y Relaciones Humanas, I Secundaria, Minedu, 2018.)

El generismo o ideología de género viene a llenar los espacios de conciencias vaciadas por el anticristianismo, haciendo de las conductas opuestas a los valores cristianos, lo aceptable como formas de vida, a fin de destruir las sociedades de moral cristiana y construir el llamado: “Mundo al revés”, donde lo bueno es malo y lo malo es bueno.

Pero el proyecto destructivo no termina ahí, sino que busca destruir también la capacidad de razonamiento y de juicio crítico de los niños, reduciendo la información que éstos deben aprender y distorsionando con falsedades las enseñanzas de la realidad, lo cual conducirá al desquiciamiento social, pues las futuras generaciones estarán envilecidas por la perversión sexual, malignizadas por el anticristianismo y sometidas al imperio global por haber sido adoctrinados desde la escuela para aceptarlo como la única vía de desarrollo de los pueblos, por una incapacidad general de advertir su dominación y carecer de la fuerza moral para rebelarse contra la subyugación de la nación a un poder extranjero.

   RECOMENDADO PARA TÍ
LO RECOMENDADO