OPINIóN:

La imposición de la ideología de género nos saldrá muy cara, por Francisco Ugarteche

"Los peruanos no tenemos certeza alguna de si el enfoque de género nos beneficiará o no, pero si queda claro que seremos los contribuyentes quienes pagaremos el éxito o fracaso de esta política".

Diseño: La Resistencia.


Redacción La Resistencia
2019-01-30 17:08:15


Por Francisco Ugarteche

Periodista

 

La ideología de género resulta perniciosa no solamente por los graves perjuicios que ocasiona en la mente y la salud de los niños, sino también en la sociedad y en la economía del país, y quien acaba de llamar la atención sobre esto último es el economista Carlos Adrianzén en su columna del portal El Montonero.

Adrianzén asegura que la ideología de género es un claro ejemplo de dispendio fiscal (gasto excesivo e innecesario de dinero o bienes materiales) en lo que califica como “cantinflesca trifulca referida a la introducción de planos de ideología de género en el currículo escolar”.

El economista hace mención de como la burocracia, incentivada desde los organismos multilaterales, está patrocinando una visión que desapega el sexo del género, introduciendo múltiples tratamientos especiales asociados a la imposición de esas ideas que no son en lo absoluto gratuito.

Implica un negocio del que muchos lucran. Y de hecho, nos cuesta previsiblemente a los contribuyentes una cantidad significativa de recursos. Si bien no existe nada parecido a la más elemental transparencia respecto a cuánto costaría, los beneficios medibles que proporcionaría, o a quiénes beneficiaría, sí sabemos quiénes pagarían esta pachanga ideológica (los contribuyentes)”, refiere

Se pregunta Adrianzen, ¿qué sucedería ex post si descubrimos que los efectos sociales de esta campaña —ideologías afuera— resultan mediblemente nocivos? Otra interrogante: ¿Existe conflicto de intereses entre quienes reciben financiamientos paralelos e implementan estas medidas sobre los hijos de otros que no tienen opción sino de enviarlos a escuelas descapitalizadas?

El especialista advierte que algún lo descubriremos, y al igual que con otros escándalos parecidos que involucran a estos “botines burocráticos” (como las empresas públicas), sería demasiado tarde como para revertirlo.

Otra vez vemos privados inescrupulosos medrando desde una posición estatal y maquillando este vergonzante cuadro con posiciones ideológicas financiadas. Sí, como en los años setentas y las empresas estatales y su secuela de corrupción y endeudamientos tolerados.

La imposición de la ideología de género no es gratuita, se presta a grandes negociados impulsados por la burocracia nacional en complicidad con los organismos internacionales y las ONG. Los peruanos no tenemos certeza alguna de si el enfoque de género nos beneficiará, pero si queda claro que seremos los contribuyentes quienes pagaremos el éxito o fracaso de esta política.

Los peruanos debemos decirles a esos burócratas corruptos que nadie va a venir a decirnos cómo es que tenemos que vivir. Nosotros vivimos de acuerdo a nuestras costumbres, creencias y sobre todo valores, que obviamente no son los mismos que los de esa casta de corruptos, con promiscuas costumbres sexuales que no deseamos compartir.

Déjennos seguir siendo peruanos, dejen que sigamos siendo los dignos herederos de una cultura milenaria de la cual nos sentimos orgullosos y no queremos renunciar. Váyanse con su ideología de género a otra parte.

   RECOMENDADO PARA TÍ
LO RECOMENDADO