POLíTICA:

Ministra de la Mujer a colectivo de padres de familia: “Con tus hijos sí me meto para que sean personas de bien”

Asegura que busca intervenir en su formación para que aprendan que "en la diversidad está el éxito del país".

Fotografía: Correo.


Redacción La Resistencia
2019-07-07 13:58:25


Fuente: Correo.

 

Una de las ministras que ha podido superar la ola de críticas que surgieron en el mar bravo del Congreso de la República es Gloria Montenegro Figueroa, titular del sector de la Mujer y Poblaciones Vulnerables. El uso del mandil rosado en los militares uniformados, y la paridad y la alternancia para la mujer en la política, han conllevado a que algunas fieras le salten al cuello. Le ha pasado lo mismo cuando incluyó a los hombres en el cambio. Desde el Centro de Atención Residencial del distrito de San Miguel, Lima, donde albergan a 68 niños, destaca que es una de las pocas políticas del gabinete.

 

¿Cuántos programas tienen para hombres? 

Para hombres tenemos tres: Hombres por la igualdad, Estrategia Rural y todo lo que tiene que ver con la formación, reeducación y la reinserción de agresores.

En la problemática de violencia de las mujeres, ha entrado al campo de los hombres. ¿No sería restarle el enfoque a la mujer? 

Tiene que ir de la mano, porque el que agrede en un 96% de casos es el hombre, quienes violan son los hombres. La cantidad de niñas violadas, su incremento, es por la agresividad de los hombres. Todo esto responde a que el machismo se construye con una serie de estereotipos que nos dejan a las mujeres subyugadas a ellos, dependientes de ellos, por eso un programa importante es la autonomía económica de la mujer. Y estamos logrando, desde la parte preventiva, el que desde los colegios se preparen, en zona de pobreza y extrema pobreza, para esa autonomía. Pero, también, una vez superada la crisis de mujeres agredidas, estamos firmando convenios con empresas importantes para que, superada la crisis, las preparen y les den trabajo.

A raíz de toda esta corriente se ha visto que se ha incrementado el tema de la violencia. ¿O la mujer está denunciando más o es una reacción del hombre? 

Ambas cosas. A nivel nacional tenemos una estructura que promueve la denuncia. O sea, tú escuchas que a tu vecina le pegan, que gritan, levantas (marcas) la línea 100 e inmediatamente aparece la Policía con el abogado del CEM (Centro Emergencia Mujer), asistenta social y la sicóloga. Eso es por un lado. Pero también es la reacción del machismo, de esa cultura patriarcal. Hombres por la igualdad viene desde el 2014. Nadie quería meterse a este triángulo.

¿A qué se refiere? 

A que desde el 2014 no hemos visto la movilización de programas y de trabajo con hombres, justamente por esa reacción que hemos visto. Tenemos que ser muy conscientes de que es vital trabajar esto y de manera diferente. De ahí que Hombres por la igualdad rompe paradigmas, rompe estereotipos. Entonces, yo le saco el mandil a la mujer, la desligo de ese estereotipo de mujer empleada, barredora, cocinera, que tiende camas, y la libero poniéndole a él, y le digo ayúdala, y salgamos los dos adelante. Esa es la filosofía.

Se le critica porque se ha estereotipado el uso del mandil en la mujer, así como el color rosado... 

Es que yo le quito ese estereotipo a la mujer y se lo pongo a un hombre, al macho bien macho, y ahí rompo los dos paradigmas. Cuando tú llevas los dos talleres, te das cuenta. Por ejemplo, acaban de implementar los talleres para el sector construcción; 383 de estos albañiles, obreros, funcionarios que trabajan en el sector, han llevado el curso y se han puesto el mandil de mil agrados porque entendieron el mensaje, y entendieron cuánto influye esa cultura violenta contra la mujer en los hijos.

Esa política ha tocado más al Congreso...

Creo que hay un sector todavía insensible hacia el desarrollo integral de la mujer, de la familia, y no ven que esa cultura machista está afectando a niños y niñas adolescentes que van a crecer en el mismo ambiente. Pero esos programas tienen como propósito romper esos estereotipos y entrar al terreno de la igualdad con la mejor connotación. El gobierno de Martín Vizcarra es el gobierno que ha dado mayor apertura desde la política nacional de igualdad de género, que es para los tres niveles de gobierno y para todos los sectores; habla de cómo transversalizar esas políticas públicas que van para el orden social. No podemos pedir que el país se desarrolle si no hay desarrollo humano, y no lo hay si es que tenemos a una mujer arrinconada.

Usted habla de paridad y alternancia, pero es parte de la estadística y habla de que ha fracasado...

Fíjate, 30% de cuota y no tenemos ni una sola gobernadora. Tenemos solo siete alcaldesas provinciales, poquísimas distritales de más de 1800 distritos; entonces es un fracaso total. Tenemos que nivelar y hacer que los partidos pongan su lista de mujeres y su lista de hombres; seleccionarán con las elecciones internas a los mejores y el que tiene mayor votación irá con el número uno, si es mujer, sigue la lista de hombres y se elige al de mayor votación y así, sucesivamente, se cumple con la paridad y alternancia, sin afectar bajo ningún punto de vista la meritocracia porque son los más votados, los líderes elegidos en elecciones internas. Por eso es que la reforma política, la reforma del sistema de justicia y de los partidos es fundamental. Este gobierno incide no solamente en la lucha contra la corrupción, sino en que estas reformas salgan adelante porque es la base de este desarrollo.

A nivel interno en un partido, ¿cómo lo ha vivido?

No solamente he sido regidora, sino teniente alcaldesa y luego alcaldesa, y hemos sufrido primeras planas de insultos que no podríamos repetir. Los medios difundían esos insultos, pero no había canales para (enfrentar) el acoso político que ahora tenemos, que ahora ya tiene sanción, así como el acoso sexual.

Habla de que son alternativas temporales hasta que alcancen ese nivel...

Van a haber varios factores. En primer lugar, una apertura para que el sistema laboral le permita a la mujer trabajar en su casa, una apertura para que los trabajos den facilidades para que haya lactarios, cunas o para que se negocie y no pongamos en riesgo a los niños. Tantísima violencia es por falta de empoderamiento de la mujer, por lo tanto, ninguna niña debe dejar de estudiar porque tendrá mejores alternativas para trabajar, mucho más si va a un tecnológico o una universidad. Y el otro factor vital es que la mujer se desarrolle en el sector que quiere.

¿En cuántos años llegará ese momento? 

Nada es a corto plazo. Yo espero que no pasen más de 10 años para ver que esta realidad es viable, factible, y ver a chicas que les gusta la política y quieren entrar en ella. Ahora dicen no, todo es una podredumbre, corrupción; que vean que en dos periodos ha mejorado la clase política, pero que vean que ellos interviniendo pueden mejorarla más.

¿Se podrá con ese Congreso? 

Yo creo que este Congreso va a tener muchas lecciones aprendidas, y esperamos que los partidos políticos, también; pero, sobre todo, estamos luchando para que jóvenes hombres y mujeres pongan en la política toda su energía para el cambio a favor de los temas sociales, económicos, de ciencia y tecnología, culturales.

Parece candidata presidencial... 

Yo espero, la verdad.

¿Le gustaría? 

Me gustaría que sea una mujer y tengo varias en una lista.

Ahí se ha incluido... 

(Sonríe) entre ellas, muchas jovencitas.

¿Y en su partido? Yo soy parte de Alianza Para el Progreso, soy fundadora. No he sentido acoso político en mi partido, pero sí en los adversarios políticos, como el APRA. No te olvides, no solamente insultaban, se metían a las sesiones de Concejo (de Trujillo), invadían rompiendo botellas, atarantando, pensando que una les iba a bajar la mirada, sobre todo con lo que vemos ahora, con la corrupción. Entonces, creo que eso tiene que cambiar. Siento que las mujeres y los hombres tienen que ver en la política la gran esperanza en el país, no solamente porque tenemos que pensar en el bien común, sino en ese desarrollo base.

En el plano político, ¿cómo será el tema de la mesa directiva?

Vamos a ver. Yo espero que Alianza Para el Progreso se decida y la presida.

¿Va a pensar como Alianza Para el Progreso o como parte del Gobierno?

Espero que, independiente de quién lidere la mesa directiva del Congreso, colabore sustancialmente con el gobierno de Vizcarra.

¿Le ha comentado eso al líder de su partido?

Pero por supuesto. Nunca he sido: “Sí, sí”, “ya, ya”. Yo soy clara y directa en el partido, en el Congreso, en mi rol de ministra, de hija, de madre.

¿Cree que Fuerza Popular debe seguir en la mesa directiva?

La verdad es que Fuerza Popular ya tuvo la gran oportunidad de hacer muy buenos cambios en el país y no la aprovechó. Ese rol rotundamente obstruccionista le ha hecho daño al país. Debe ceder la posta para que otros partidos tomen y sientan la posibilidad del desarrollo.

Tienen a Keiko Fujimori de lideresa, pero ve que ha dejado pasar la oportunidad... 

Hay varias referentes, las hay en la derecha, izquierda, en todos los partidos. No se trata de que sea mujer, eso tampoco garantiza. Por eso te digo, la paridad y la alternancia no es una solución, pero es una gran medida para la igualdad; de ahí depende de que hombres y mujeres nos preparemos para tener un buen rol, pero, sobre todo, para ser buenas personas, líderes intachables que no tengan por dónde cuestionarnos.

En el tema del mandil, ¿ha tenido el respaldo del Gobierno? 

Yo le doy las gracias al presidente Martín Vizcarra y al premier, Salvador del Solar, y a todo el gabinete por haberme respaldado. No está José Huerta (el fallecido ministro de Defensa), se puso el mandil. En ese gran reto estoy no solo para cambiar paradigmas, sino también para que las próximas generaciones, y camino al Bicentenario, el país sea más inclusivo, más igualitario, pero, sobre todo, más cohesionado socialmente.

Finalmente, ¿qué le diría a la gente de Con mis hijos no te metas? 

Les diría que con sus hijos sí me meto, y me comprometo con ellos para que sean personas de bien, exitosas, y para que aprendan que en la diversidad y el respeto está el éxito del país, de las instituciones, de las escuelas.

   RECOMENDADO PARA TÍ
LO RECOMENDADO