SOCIEDAD:

"Baños neutros": un atropello a la salud física y mental de los peruanos

Renée Delgado, médico psiquiatra, sobre los riesgos contra la salud que supone implementar baños de "género neutro" en el Perú para complacer a los LGTBitas.


Redacción La Resistencia
2018-04-13 15:39:56


Por: Renée Delgado*.

Médico psiquiatra.

 

Compartir baños públicos hombres y mujeres representa no solamente un atentado a la seguridad individual de una mujer, sino también un atropello a su vulnerabilidad psíquica y un peligro a su salud física.

Es de absoluto conocimiento para todos que el acto de miccionar, vale decir, expulsar la orina a través de la uretra, es necesariamente más contaminante en varones que en mujeres dada la mecánica del proceso en estos últimos. Los hombres miccionan de pie y por ello, la orina se esparce hacia un radio periférico mucho mayor que en el caso de las mujeres y por ello en baños públicos, utilizan urinarios característicos que NO DEBEN USARSE PARA SENTARSE EN ELLOS ni tampoco para colocar objetos que suelen portar las personas (especialmente las mujeres) en sus manos, como carteras o mochilas personales.

Los “salpicados de orina” de los hombres no contaminan a otro hombre porque la uretra está a mucho más distancia del urinario, pero sí puede darse mayor posibilidad de contaminar a una mujer y no necesariamente en la uretra sino en la piel.

Si bien las bacterias comunes en la orina como E. Coli, o neumococos tienen bajísimas probabilidades de subsistir fuera del cuerpo, el contacto de la piel con Estafilococos presentes en orina sí puede llevar a infecciones dérmicas por contacto. La uretra masculina además emite cientos de veces más cantidad de clamidias y diplococos (enfermedades venéreas) que su homóloga femenina y como suele ocurrir en muchísimos baños públicos, lamentablemente no siempre se cuenta con agua en las griferías y no todas las personas acostumbran al simple lavado de manos luego de miccionar que limpia las manos, más no los objetos de uso personal.

Por otro lado, todas las mujeres con niños o bebés acuden a los baños femeninos para que sus niños (incluso varones) hagan uso del servicio higiénico, entonces, ¿se está pensando qué posibilidades de contagio tendràn ellos usando los servicios donde la prima se halla esparcida por doquier?

La utilización masiva de baños compartidos por hombres y mujeres es totalmente antihigiénico para éstas últimas, eso ademàs de lo atropellante que constituye a nivel emocional y psíquico para las mismas.

¿Qué clase de sensación de seguridad puede tener una mujer que percibe la presencia masculina (uno o más hombres) tras la puerta del urinario donde micciona?

¿Dónde luego de salir del cubículo y acomodar su atuendo o retocarse el maquillaje es seguida por miradas masculinas en el mismo recinto cerrado (el baño)?

La inseguridad induce auto percepción de vulnerabilidad y ésta a experimentar temor. ¿Cuál es la finalidad de someter a las mujeres a temer cuando acudan a baños públicos y sentir que su propia intimidad es atropellada? Por no decir de exponerlas al atropello psíquico y físico de un abuso sexual.

Es totalmente inaceptable e inadmisible que el gobierno peruano someta a su población femenina e incluso a los niños a estos potenciales riesgos contra la salud tanto física como mental sólo por complacer a una minoría confundida con una patología mental que se respalda en una ideología de género y que es precisamente a la cual estaría sirviendo la implementación de esos baños “unisex” o para “todo género” o para un “género neutro”, que dicho sea de paso no existe.

 

*Médico psiquiatra (UNMSM). Máster en Fiología (UNMSM). Máster en Medicina Forense (Universidad de Valencia). Asistencia clínica psiquiátrica y abordaje psicoterapéutico psicobiologico e integrativo individual. Peritajes psiquiátricos y estudios de Neurocriminología. Ex docente en pre y post grado en Fisiología para la Univérsidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM). Ex docente en Psiquiatría para la Facultad de Medicina de la Universidad Ricardo Palma.

   RECOMENDADO PARA TÍ