SOCIEDAD:

Giuliana Caccia a los padres de familia: “La ideología de género existe, y está en las políticas educativas”

La directora de la Fundación para la Familia (FAM) dicta este sábado 30 de junio la conferencia ¿Cómo hablarle de homosexualismo a mi hijo? en la iglesia del Movimiento Misionero Mundial de Villa María del Triunfo desde las 3 de la tar

Fotografía / La Resistencia


Redacción La Resistencia
2018-06-28 17:19:01


Giuliana Caccia es directora de la Fundación para la Familia (FAM), institución que desde hace dos años busca promover los valores familiares tradicionales de la vida y la familia en el Perú. Máster en Matrimonio y Familia por la Universidad de Navarra, tiene publicados dos libros: Educación en serio, por la editorial Planeta, y la Ideología de Género y sus Efectos, junto a Klaus Berckholtz.  

Este sábado 30 de junio ha sido invitada por el Movimiento Misionero Mundial (MMM) a dictar la conferencia para padres titulada ¿Cómo hablarle de homosexualismo a mi hijo?, en la iglesia de Villa María del Triunfo, avenida El Triunfo 149, desde las 3 de la tarde.

 

¿Cuál va a ser el tema central de su charla de este sábado en la iglesia del MMM de Villa María del Triunfo?

Mira, el tema de fondo es como comprender y explicar la homosexualidad a los más jóvenes, es una charla para los padres que quieren saber cómo explicarle a sus hijos sobre la homosexualidad. No es la primera vez que el Movimiento Misionero Mundial me invita, ya he estado dando charlas constantemente con ellos o talleres de formación humana y familiar.

 

Además del tema de la homosexualidad, ¿qué otros puntos o temas expondrá?

El sábado voy a tocar el tema sobre la homosexualidad y otros puntos que he tocado sobre la pornografía, sobre escuelas para padres, pero este sábado específicamente la idea es entender cómo funciona la homosexualidad y quitarle al tema todos los tabúes o mitos que pueden haber de un lado o del otro, y verlo desde una aproximación humana, real sobre esa conducta y cómo se debe explicar para que no hayan prejuicios ni maltratos de ninguno de los lados.

 

¿El tema de la charla del sábado fue escogido debido a que era el mismo día que la marcha del “Orgullo Gay”?

No, para nada. No hice la relación con el “Gay Parade” porque no tenía pendiente en mi agenda que era la marcha. Recién ahora veo en las redes que están más movidas por estas instituciones y el “Pride Connection”. Pero el tema es abierto más allá de la fecha. El Movimiento Misionero Mundial tiene un plan constante de formación de la gente que acude a su iglesia, entonces siempre hacen actividades. No sé si habrá coincidido a propósito o no, pero me parece interesante que lo hagan, precisamente porque es necesario tener un conocimiento científico, médico, psicológico de lo que es la atracción al mismo sexo.

 

 Fotografía / La Resistencia.

 

¿Cuál es su opinión sobre las críticas que recibe el movimiento profamilia de que se ha creado una suerte de alianza de interés político entre católicos y evangélicos para “aplastar” el “progreso” y la lucha por la igualdad entre las personas en el Perú?

Una cosa es cierta, para imponer formas de vida se necesitan leyes. Las leyes se consiguen a través de la política. Evidentemente, si tu sufres un ataque político desde unas tendencias que van en contra de la vida y la familia que no son inventos de la iglesia católica ni de las iglesias evangélicas, sino la forma en la que hemos vivido nosotros como sociedad y nuestra cultura en los últimos dos mil años por lo menos, tú no puedes simplemente hacer una resistencia desde una red social, también tienes que entrar desde la política porque estamos en un debate que se da en ese marco. Sobre esta denominada alianza entre la iglesia católica y la iglesia evangélica, creo que hay un punto que debemos señalar: que no existe una sola iglesia evangélica, y que la Iglesia católica es una, sí, pero tanto la iglesia evangélica como la Iglesia católica no son edificios que se han unido para debatir, son personas, ciudadanos peruanos que profesan o pertenecen a cierta religión o forma de manifestación de su fe que han decidido juntarse porque comulgan en su forma de ver la vida y la familia, y sienten que esa es la manera como quieren vivir en comunidad. Entonces no es la iglesia católica y evangélica se han unido como instituciones, son ciudadanos los que se han puesto de acuerdo para debatir y para poner resistencia a ciertas formas de vida con las que no están de acuerdo.

 

¿Por qué cree usted que los defensores de la ideología de género niegan públicamente que esta no existe y utilicen la palabra “enfoque” para denominar su línea de pensamiento?

La acepción [sentido en que se puede tomar una palabra o expresión y que, una vez aceptado y reconocido por el uso, se expresa en los diccionarios a través de la definición] de la ideología, como toda ideología, como fue por ejemplo durante el siglo XX el nazismo, el comunismo, parte de una premisa falsa. Si uno acepta el término ideología, está aceptando que tu enfoque o como lo quieras llamar, viene de una premisa falsa. En el caso del nazismo, la premisa falsa que se aceptó es la superioridad de la raza aria. En el caso de la ideología de género, la premisa falsa es que el sexo biológico no es determinante, y que lo que te determina y se construye es el género. Esa es una premisa anticientífica, por eso nosotros cuando nos basamos en ciencia lo denominamos ideología, porque si no sería reconocer una teoría. Una ideología es anticientífica.

 

¿Qué tan profunda es la penetración de la ideología de género en la academia, en las universidades, en las instituciones públicas?

La gran victoria que ha tenido la ideología de género, y qué es como trabaja la ideología en sí, es haber cambiado la cultura. Desde Gramci, que decía que la batalla está en la cultura, en el momento en que tú cambias la mentalidad de la gente, la tienes adoctrinada, la tienes a favor tuyo. La ideología de género está en todos lados, inclusive yo he visto familias católicas y cristianas que están impregnadas, ya sea por falta de información o porque han sido contaminados de alguna manera por la formación cultural que hay afuera de sus hogares. La ideología de género está en todos lados, pero qué pasa, que yo te diga que los “chanchos vuelan” no le importa a nadie. ¿Qué tengo qué hacer para que a todos le importe y acepten? Meterme en las leyes, en la educación y los medios de comunicación. Entonces, ahí es donde se ha tomado mucha presencia, y si tu comienzas a ver ahorita en Twitter o en Facebook, todos los organismo estatales, los ministerios, todos están con su bandera del LGTBI. Tenemos al LUM haciendo una muestra de cine [LGTB], al Museo de Arte de Lima (MALI), están en todos lados. Los tienes en la política, porque no estaríamos discutiendo el Currículo Nacional de Educación sino fuera así. Tienes al presidente de la República subyugado a los intereses de estos grupos. El problema es grave y está metido en los tejidos de nuestra sociedad y hay que sacarlo.

 

Facebook. Diseño / Movimiento Misionero Mundial.

 

¿Usted como católica ha visto que hay grupos dentro de la Iglesia que también están subyugados al lobby LGTB? Tenemos por ejemplo a esta organización Católicas por el Derecho a Decidir.

Ellas no son católicas, ese es un punto importante que debemos resaltar.  Tú no puedes denominarte católico si estás a favor del aborto, eso es imposible. Puedes llamarte lo que sea, pero no seas fresco, es como que yo diga que soy judía pero creo en Cristo como el Salvador. Esos son grupos pagados para confundir, son lobbys u ONGs que reciben dinero. Encima, canónicamente está mal, porque tú no puedes poner el término “católico” en una institución si no ha sido aprobado por algún Arzobispado. Estas personas de Católicas por el Derecho a Decidir que no me vengan a decir que son católicas.

 

Hay un miedo entre algunos católicos de que con la elección del arzobispo Manuel Barreto como cardenal sea el final de la resistencia provida y familia en la Iglesia católica por sus declaraciones a favor del enfoque de género. ¿Cuál es su opinión?

Estoy contenta con tener un cardenal nuevo, y creo que los católicos debemos respetar las decisiones de la Iglesia. Que no compartamos ciertas opiniones, si, puede darse. Sin embargo, son opiniones de un miembro de la iglesia, de las autoridades de la iglesia, y la iglesia no es el cardenal Barreto. La iglesia somos los católicos. Creo que tanto el cardenal Barreto como Cipriani van a estar de acuerdo conmigo porque todos somos seres humanos y tenemos derecho a opinar, pero eso no puede ser etiquetado como la opinión del todo.

 

¿Cuál es su opinión sobre la aparición de una resistencia de parte de grupos de jóvenes a la ideología de género? ¿Qué ha provocado a los conservadores volcarse al activismo político que solo era dominado por gente de izquierda?

No queda otra. Hace unos días conocí a una chica de la Universidad Católica que se acercó a hacerme una entrevista y me dijo que está totalmente arrimada, arrinconada, y que inclusive en la universidad iban a poner como una política que lo que tú publicaras en redes sociales iba a tener influencia en tu nota. La universidad está hecha para el debate de posiciones, o sea contrastar, esa es la idea, de generar juicio crítico, pensamiento crítico, sacar nuevas propuestas y no solo quedarte en un lado de la historia. Sin embargo, yo creo que los chicos se han sentido arrimados y amordazados. Entonces en el momento en que se ha roto esta espiral del silencio, se han dado cuenta que tienen que hablar, y que no te van a matar por ello, que tienes que salir para que no te traguen vivo.

 

¿Ha tenido usted alguna propuesta para participar en alguna organización política?

Sí, me bromean para que me proponga una candidatura como congresista. Si se da la oportunidad, la evaluaría. El asunto es que yo tengo hijos chicos, tengo una niña que va a cumplir ocho y otro que va a cumplir cinco. Entonces para mí, el acompañar a mis hijos en estas edades es muy importante, tendría que poder conciliar mucho mi trabajo político con mi vida familiar que ahorita para mi es lo primero. Pero en diez año si ah, cuando los tenga en la universidad. (Risas).

 

¿Cuál es su mensaje para los padres de familia que están preocupados por el avance de la ideología de género? ¿Es posible que pueda ser extirpada de la sociedad peruana?

Tengo que decirles que existe la ideología de género, que está metida en las políticas educativas, está rodeando a nuestros hijos y está en la cabeza de nuestros hijos. Pero yo creo que la manera más eficaz para resistir ante ella es desde nuestras propias familias, porque no todos tenemos la posibilidad a hacer activismo político o estar en el Congreso, o en un ministerio. Nosotros tenemos que hacer el trabajo desde la educación de nuestro hogar, y voy a usar esta palabra que tanto usan los izquierdistas que es empoderar, tenemos que empoderar a nuestras familias y a nosotros mismos, porque nuestros hijos aprenden principalmente de lo que ven en la casa. Entonces no permitamos que estas políticas nos debiliten como familias, porque la familia es la célula vital de nuestra sociedad, y es ahí donde nosotros generamos nuevos ciudadanos que luego regirán las políticas de nuestro país. Entonces la clave es como vamos a educar a nuestros hijos pequeños para que en el futuro, cuando manejen el país, tengan estos principios firmes en sus mentes. 

   RECOMENDADO PARA TÍ