10 de Abril 2018

Beatríz Mejía advierte que organismos como la OEA y la ONU buscan convertir en patrón moral y legal los trastornos de la mente.

Redacción La Resistencia

 

"Cuando se fundó la OEA con la finalidad de abrir un espacio de relación multilateral de los países de América, donde se llegara a acuerdos pro-desarrollo y entendimiento pacífico de sus naciones, nadie sospechó que años más tarde sería cooptada por el sistema de corrupción económica global que pretende dominar a todos los pueblos, sometiéndolos a un nuevo orden mundial con gobierno único internacional", escribió Mejía.

Para la abogada provida y familia, se viene cumpliendo un plan minuciosamente elaborado silenciosamente hace más de 30 años y que cuenta con la complicidad de los gobiernos.

Mejía sostiene que los países de América han venido siendo colonizados y sometidos al siniestro plan de entregar sus riquezas y manejo soberano de sus Estados a una casta de técnicos del nuevo orden que a través de organismos como la OCDE (el Club de París) están dictando las medidas de gestión política, económica y social de nuestras naciones.

"La cooptación de la OEA y de la ONU y sus organismos especializados como UNESCO, UNICEF y la Organización Mundial de la Salud, como brazos políticos de dominio internacional, es la herramienta central de imposición del nuevo orden y de su contra cultura destinada a quebrar los valores y principios morales que hacen fuertes y soberanas a las naciones, para convertirlas en súbditas dominables del imperio global", afirma.

La especialista advierte además que los derechos humanos reconocidos por la moral pública universal en los Tratados Internacionales están sufriendo un grave golpe de parte de la ideología de género y sus promotores, que buscan reemplazarlos por anti-derechos o falsos derechos humanos de grupos, promovidos por ONGs financiadas por el sistema de poder global que pretenden convertir en patrón moral y legal de vida para todos los seres humanos, la defección de la conducta humana por trastornos de la mente y de la conciencia moral.

También considera que esperar acuerdos en contra de este sistema global en la Cumbre de las Américas puede resultar estéril, si se considera el nivel de compromiso de los presidentes con ese sistema de poder de corrupción económica global.

“Hablar de lucha contra la corrupción y de democracia siendo los presidentes agentes del sistema de corrupción global y estar imponiendo la dictadura del Nuevo Orden Mundial en contra de sus propias naciones, es la burla más inescrupulosa de las necesidades, derechos, independencia y soberanía de sus pueblos. Los presidentes de los países de América que vienen imponiendo la agenda perversa de dominación política, económica, social y cultural de sus pueblos debieran guardar silencio”, apunta Mejía.

“Los pueblos de América sólo les pedimos señores Presidentes, que no se dobleguen ante la corrupción del mundo, que tenemos un bastión moral en los pueblos americanos, que podemos luchar juntos por la integridad de nuestras naciones, de nuestros territorios, por la intangibilidad de nuestro patrimonio y de nuestras riquezas, y demostrarles a quienes pretenden convertirnos en sus colonias porque nos desprecian, que somos capaces de enseñarles a hacer riqueza con justicia y desarrollo con dignidad”, concluye.

 

 

 

DE TU INTERÉS